Sumando Hacemos +

Atender problemas sociales a través de organizaciones no gubernamentales es una labor compleja pero muy enriquecedora. Encauzar los recursos hacia las personas o seres que lo necesitan es una forma de contribuir a la comunidad a la que pertenecemos. Al mismo tiempo, es una tarea que requiere de mucha responsabilidad. Sobre todo, en una era en la que la tecnología ha ampliado la oferta y la demanda de organismos con fines sociales. Las ganas de ayudar son muchas, pero las posibilidades para hacerlo son aún más. Y, aunque es deseable que la filantropía mexicana se fortalezca, siempre hay que cuidar las formas. Lamentablemente, el sector filantrópico de nuestro país carga con una sombra gris: el miedo a las malversaciones. No sería la primera vez que se escucha sobre la creación de organizaciones fantasma o de asociaciones que utilizan su plataforma para actividades ilícitas.

Como sociedad, no podemos permitir que esto oscurezca la noble labor que realizan las organizaciones mexicanas día con día. El temor al mal uso de los recursos puede paralizar las donaciones y frenar los avances para las causas sociales. Por ello, es importante que, tanto organizaciones como ciudadanos, tengan la posibilidad de conocer la trayectoria de las asociaciones a las que apoyan. La disponibilidad de información es clave. En SUMANDO HACEMOS + estamos convencidos de que la transparencia y la rendición de cuentas son valores fundamental para las Organizaciones Sin Fines de Lucro (OSFL). Ser transparentes puede hacer la diferencia entre donar y no donar o entre crecer y detenerse. Brindar al público información sobre los ingresos, gastos, donativos percibidos y demás, no es una forma de vulnerabilidad, sino una manera de contarle al mundo lo bien que se aprovechan los recursos. ¡Es una invitación para que contribuyan a la causa!

Si los donantes tienen la posibilidad de consultar el perfil de las OSFL, así como sus informes anuales, reportes financieros, proyectos y programas, acciones para el buen gobierno o elementos sobre preparación y permanencia, podrán tener una imagen más certera de la organización a la que apoyan. Sobre todo, tendrán la seguridad de que los fondos son bien aprovechados. Esto genera una percepción de confianza entorno a la organización, sus aliados y sus contribuyentes.

También posiciona y distingue a las organizaciones, al mismo tiempo que crea una red de apoyo que les permite (a las OSFL) atraer a nuevos inversores y colaboradores. La transparencia y la rendición de cuentas son pilares para el desarrollo de organizaciones sanas, fuertes, competentes y eficientes.

Cuando las organizaciones son transparentes no solo se ayudan a ellas mismas, también ayudan a limpiar el nombre de la filantropía y con ello contribuyen a impulsar otras causas sociales. En pocas palabras, ser transparentes nos ayuda a todos. Informar es nuestro deber, nuestro derecho y nuestro beneficio ¡Súmate al cambio y súmate a nosotros!

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • chat
    Agrega comentario