Sumando Hacemos +

Según la Real Academia de la lengua española, las primeras dos definiciones de la palabra voluntario se refieren al acto “que nace de la voluntad, y no por fuerza o necesidad extraña a aquella” y “que se hace por espontánea voluntad y no por obligación o deber”. Si lo aplicamos a las personas, el término define al individuo que decide invertir tiempo, recursos, energía y esfuerzo en alguna actividad a partir de su propia motivación y no por imposición externa. 

Nuestra motivación al convertirnos en voluntarios puede tener muchos orígenes: el sentido del deber, la convicción religiosa, el deseo de aliviar el sufrimiento de otro, pasar tiempo con personas que apreciamos, hacer una actividad divertida o, incluso, la búsqueda de reconocimiento social. Durante siglos, esta motivación ha sido objeto de muchísimos debates, buscando diferenciar el auténtico altruismo del egoísmo o el interés personal. Sin embargo, en Sumando Hacemos + estamos más interesados en el resultado de las acciones que en su detonador. Sea cual sea la fuerza que te impulse a sumarte a una causa social como voluntario o voluntaria, si lo haces con energía y en una organización preparada para aprovechar tu impulso, tu voluntariado será una ayuda invaluable para esa organización.

Algunas preguntas fundamentales que debemos hacernos como potenciales voluntarios antes de elegir una organización, o como una organización sin fines de lucro (OSFL) antes de aceptar voluntarios para ejecutar nuestra misión, son las siguientes:

¿Cuál es la metodología de trabajo con los voluntarios? ¿Cómo se realiza el reclutamiento de estos voluntarios? ¿Existen acuerdos de permanencia? ¿Cuáles son los requisitos para el ingreso? ¿La organización ofrece algún tipo de capacitación? ¿Cuáles son las áreas o servicios donde se desarrolla mayoritariamente la labor voluntaria? ¿Qué garantías existen para los voluntarios y para las organizaciones? ,

Algunas adicionales son: ¿Cuáles son las formas en que puedo sumar? ¿Qué riesgos existen y cómo los enfrenta la organización? ¿Cuánto tiempo es necesario invertir?

Estas preguntas no son exhaustivas y seguramente hay otras igualmente importantes que no están aquí. Lo cierto es que las respuestas a cada una de estas preguntas resultan fundamentales para establecer una relación de largo plazo entre la organización y sus voluntarios y para aprovechar al máximo la capacidad transformadora de este valioso recurso que, tristemente, en México es más bien escaso.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2016 únicamente el 2% de los mexicanos fueron voluntarios en alguna OSFL. Esto es, 98 de cada 100 mexicanos no han contribuido su trabajo voluntario a una organización. Sólo 2 millones de personas, de entre más de 123 millones que reportaba el INEGI de población en ese año, se sumaron a una causa. 

Este panorama es, para nosotros, un área de oportunidad. En Sumando Hacemos + queremos despertar, de la mano de las propias OSFL, esta enorme energía que hoy duerme. Si el ecosistema filantrópico mexicano ha conseguido tanto hasta hoy, sin apenas contar con el esfuerzo de los voluntarios, ¿te imaginas todo lo que podríamos transformar a México sumando millones de manos más? 

Si eres una persona preocupada por lo que ve y con ganas de hacer algo por remediarlo, visítanos en www.sumando.mx  y encuentra la causa y la organización que más te entusiasmen, escríbeles, conócelas y súmate a su esfuerzo por hacer de México un mejor país para sus habitantes. 

Si eres una OSFL que quiere fortalecer su capacidad de atraer voluntarios y de aprovechar su talento, compromiso y motivación al máximo, acércate a nosotros y desarrollemos juntos tu potencial de la mano de nuestros aliados estratégicos. 

Nosotros lo tenemos claro: Sumando Hacemos +

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • chat
    Agrega comentario